masaje del cuello

Relajar los músculos del cuello con un masaje

Un ligero masaje ayuda siempre a eliminar el dolor y la rigidez de los músculos, pero ha de aplicarse una técnica especial para tratar los músculos de la parte posterior del cuello.

Y como casi toda la tensión se nota en la parte superior del cuello donde se une éste con la base del cráneo, es aquí donde debe aplicarse el masaje.

Pruebe este método de masaje con un compañero, dejando después que él lo practique con usted.

El paciente debe sentarse en una silla baja.

Coloque su mano izquierda sobre su frente para sujetar la cabeza cuando la eche hacia delante.

Es importante que el paciente descanse la cabeza sobre la mano, de forma que la parte posterior quede completamente relajada.

Rodee la zona del cuello donde se junta con la cabeza con el pulgar y los dedos de la mano derecha.

Efectúe el masaje hacia arriba y abajo en un movimiento circular.

Apriete con firmeza la mano con que ejecuta el masaje contra el cuello, de forma que esté en contacto con la piel que cubre los músculos, es decir, no debe deslizar la mano sobre la piel porque el masaje será ineficaz.

La zona superior del cuello, donde se unen los músculos, debe ser objeto de un buen masaje, con movimientos circulares y cortos que se harán tan sólo hasta donde permite el relajamiento de la piel.

Un poco de presión a cada lado del cuello, debajo precisamente del cráneo, cura el dolor de cabeza, pues relaja los nervios y los músculos.

Cuando necesite un masaje más vigoroso sobre la piel, tendrá que aplicar algún tipo de aceite al cuello del paciente con el fin de evitar una irritación.

No es preciso, ni siquiera deseable, aplicar masajes en el cuello de otra naturaleza a los descritos, puesto que pueden romperse los músculos.

Sin querer, podría dar un golpe y producir un accidente con sus manos, o interferir en un proceso artrítico perjudicando las uniones de la columna en su zona cervical.

Ir arriba