Cura de naranjas y limones para el riñón.

La cura de naranjas y limones conviene especialmente para:

1.° Inflamación crónica del riñón con retención de sustancias de desecho.

2° Endurecimiento del riñón con presión alta.

3.° Piedras y arenillas.

4.° Inflamaciones del riñón y vías urinarias con pus.

5.° Sangre en la orina.

Modo de practicarla

En el desayuno se toman naranjas, mandarinas y limones en abundancia, sin ningún otro alimento.

En las demás comidas del día se sigue la alimentación que corresponda.

Como mínimo se toman 5 naranjas jugosas, pero se pueden tomar tantas como se deseen hasta la saciedad, aunque lo corriente es tomar de 10 a 12.

No beber agua, excepto si se toman limones, en cuyo caso se mezcla el agua con el jugo de limon.

También se puede añadir al limón jugo de naranjas, o bien un poco de miel natural.

El período de la cura puede ser de 15 días a 3 meses, según convenga.

También pueden repartirse la cura de naranjas y limones en varias veces al día.

Ir arriba