La cebolla y las enfermedades

La cebolla es completamente inofensiva para el cuerpo, y en las diferentes enfermedades como la arterioesclerosis, gota, reuma, fiebres, estreñimiento, colitis, dispepsia, males del sistema nervioso, resfriamientos de la pleura, trastornos de la vista, en los casos de disentería e hidropesía, en mordeduras de animales rabiosos y de bichos venenosos, envenenamientos, etc, no tienen ninguna contra indicación.

En todos estos casos, en combinación con el ajo y el limón, el tomate, las judías, las lechugas y escarolas es altamente recomendable.

El caldo de cebolla es sedante, calmante del sistema nervioso y muy diurético, muy recomendable para los nefríticos emotúricos y contra el asma y enfisemas, además muy superior a todos los específicos contra la anemia y contra el escrofulismo, por contener la cebolla mucha cantidad de azufre natural, que destruye los venenos de la sangre.

Cura la sífilis, herpes y eczemas, reuma, ciática, dispepsia, miopía, anemia y catarros.

Igualmente, conviene en caso de cáncer, en cantidad abundante y en forma de ensalada cruda en especial, y comida cocida también.

Ir arriba